sábado, 19 de mayo de 2012

ME PUEDO CREER CUALQUIER COSA CON TAL DE QUE SEA INCREIBLE

No puede faltar una imagen de Barbate

Si como decía Ortega y Gasset “la verdad es todo aquello que aquieta una inquietud”, lo tenemos bastante crudo, yo diría que más bien jod….¿Por qué? Pues porque yo diría que andamos más bien desorientado, como que no sabemos dónde estamos, hacia dónde nos dirigimos, bueno más bien hacia dónde nos llevan. Por una razón muy simple, porque aquí nadie nos dice la verdad, o por lo menos toda la verdad aunque cada cual intente convencernos de lo contrario. ¡Mentira! Todo es una gran mentira. Esa tan manida verdad que, desde los cuatro puntos cardinales políticos se nos intenta vender, ha fracasado. En algún momento esto tiene que parar, la fabulosa mentira sobre la que se sustenta la sociedad actual necesariamente tiene que desmoronarse,  porque si no es así, las luchas de tantas y tantas gentes durante tantos y tantos años para lograr una sociedad más justa, no habrá servido de nada. Lamentablemente esto es así

La POLITICA, es realmente un arte y quienes la practican, por extensión, son artistas. Sus obras por tanto son fiel reflejo de sus almas y se desnudan con cada una de ellas.  Con cada paso que dan, con cada gesto que tienen, con cada discurso que nos largan; se nos muestran tal cual son, sin tapujos; y  ellos  haciendo gala de un cinismo increíble hacen como que no lo saben o, lo mismo no lo saben (tampoco me extrañaría mucho), y siguen haciendo de su capa un sayo, porque hay quienes no están  para servir, ni siquiera para servirse sino para servir a otros más poderosos: a quienes poseen la riqueza, quienes poseen el dinero (fruto de la especulación, del engaño, del robo, de la explotación, de organizaciones mafiosas…). Porque son los que tienen en sus manos el poder real, el poder de dominación legitimado.

Pero no debieran nunca olvidar que: siempre hay algo infinitamente mezquino en la tragedia de los demás.
Oscar Wilde.