miércoles, 31 de julio de 2013

AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR. ¿Y A NOSOTROS QUÉ?


NO TODO LO QUE SE PUEDE HACER SE DEBE HACER
A ningún barbateño se nos escapa que los tributos que pagamos son excesivos y por qué no decirlo, abusivos para las contraprestaciones que recibimos.

No es mi intención el iniciar aquí y ahora un debate que nos llevaría mucho, pero que mucho tiempo y del que sacaríamos una única conclusión. ¿Realmente es posible tanta ineptitud?

Pensemos por un momento en lo que ha sucedido hace aproximadamente unos diez días: Durante aproximadamente un día y medio y en pleno mes de Julio, mes en el que la población de Barbate aumenta de forma considerable por el turismo, hemos sufrido el corte en el suministro de agua -avería que lógicamente entra dentro de lo razonablemente posible- y, nadie que yo sepa, informó de forma adecuada a la población. Sí, ha sido así aunque quieran convencernos de lo contrario. Simplemente me remito a los hechos, al comentario general para constatar este suceso.

Bueno, ya digo que no quiero extenderme aludiendo a la paupérrima impresión que da el pueblo, por la dejadez, falta de coraje o de imaginación de quienes nos están gobernando. Sólo quiero algo muy simple; quiero que alguien desde … no sé dónde, se digne o se arriesgue a explicarnos los conceptos explicitados en un simple recibo del agua de un simple vecino. Ahí va uno, como el de cualquiera de nosotros, del mes de junio de este año.



Conviértase en Sol y todo el mundo lo verá. Al Sol le basta existir para ser lo que es. A nosotros desgraciadamente no.
En parte de la Novela Crimen y Castigo (Fiódor Dostoievski)