sábado, 28 de diciembre de 2013

DEJA QUE TE CUENTE UN CUENTO


DESPIDAMOS 2013 CON UN CUENTO DE ESPERANZA.


Llevamos unos años muy complicados y en especial este 2013 ha sido un año duro, yo diría que especialmente duro para muchas familias. Sin querer hemos ido llenado nuestras mochilas de muchas cosas negativas: frustraciones, ira, rencores, desilusiones …., el pesimismo y la desesperanza se han instalado en nosotros y tenemos la sensación de que lo ha hecho para quedarse. Las fijaciones obsesivas nunca han sido buenas compañeras de viaje. Así que dejadme que os cuente un cuento y luego que cada cual saque las conclusiones que quiera.

EL CAMINO EMBARRADO

Tanzan y Ekido recorrían cierta vez un camino embarrado. Aún caía un fuerte lluvia.

Al doblar un recodo se encontraron con una hermosa muchacha que vestía kimono y faja de seda, incapaz de cruzar el camino.

Vamos, chica -le dijo Tanzan enseguida y, tomándola en brazos, la llevó por encima del fango.

Ekido no volvió a hablar hasta la noche, cuando llegaron al templo que los alojaría. Entoces ya no pudo contenerse.

-Nosotros, los monjes, no nos acercamos a las mujeres -le dijo a Tanzan-, sobre todo a las que son jóvenes y encantadoras. Es peligroso.¿Por qué has hecho eso?

-Dejé a la chica allí -replicó Tanzan-. ¿Es que tú todavía la llevas a cuestas?

Un cuento Zen