lunes, 14 de julio de 2014

SE VA CON LA RARA SENSACIÓN DE VACÍO


LA PRUDENCIA RECOMIENDA ORDENAR LOS OBJETIVOS, Y EL PRIMERO Y FUNDAMENTAL ES SER UNO MISMO


Se marcha con la extraña sensación de no sentir nada especial. Se va de vacío, después de más de treinta años haciendo unas veces lo que más le gustaba y otras intentándolo.

Decía el poeta francés Paul Eluard que: “No hay azar, sólo citas”.

Él tuvo una única cita, suficiente para enamorarse perdidamente. Un amor que duró mientras la llama de la pasión por lo que hacía lo mantuvo vivo, hasta que poco a poco fueron matándolo,  y con ello su modo de vida, un estilo ético  que aún hoy desea mantener a toda costa.

Nunca hizo profesión de ignorancia porque en el fondo lo era y, consciente de ello siempre estuvo en predisposición de aprender.

Aprendió de todos e intentó enseñar lo aprendido con mayor o menor fortuna. En ocasiones lo consiguió y en las más vivió una profunda frustración. Son gajes del oficio se decía a modo de auto consuelo.

Pecó de prepotente al creer que podía cambiar el modo de vida de muchas personas. Se creyó, pobre de él, un don Quijote y, aún hoy le cuesta aceptar que cada cual tiene derecho a vivir su vida como mejor le plazca

Tras más de treinta años, se va como quiso, ligero de equipaje, y sin hacer ruido, como siempre intentó estar: en silencio. Porque le enseñaron desde muy niño que su silencio es lo único que no empeoraría cualquier sinfonía.


Gracias y hasta luego

Sé tu mismo, os demás puestos ya están ocupados.
Oscar Wilde

Me vais a perdonar porque por primera vez no ponga una foto de mi Barbate, creo que la ocasión no es la más oportuna.