domingo, 11 de enero de 2015

CARTAS A MIS HIJOS (VI)



Cartas a mis hijos
Por Expósito Sailor
expositosailor@megasur.net

Barbate a 25 de noviembre de 2014

Queridos hijos:

Aunque sé de sobra que a tu hermano no le gusta hablar de los catalanes, a pesar de haber estado más de cuatro años trabajando y conviviendo con ellos y otros muchos, tengo que deciros, y no porque lo diga yo, sino porque lo dicen casi todos los grupos políticos catalanes, que el principal motivo de su reivindicación independentista es la económica. Duran y Lleida, político al quien le tenía un cierto aprecio y respeto, se le escapó un día una reflexión y dijo que Cataluña pagaba a todos los desempleados agrícolas andaluces y extremeños para que estuvieran jugando al dominó y bebiendo cerveza en los bares todo el día. A los pocos días este señor no tuvo más remedio que pedir perdón por el exabrupto. Es evidente que gran parte de los políticos catalanes desean ser independientes para no tener que pagar al estado español ni a nadie sus correspondientes impuestos. Ellos, y me parece bien sin entrar en detalles, quieren ser dueños de sus propios recursos y creo que como coletilla demagógica también desean ser dueños de su futuro. Eso hijos míos se llama: insolidaridad.

Jordi Évole, a quien tanto admiramos los cuatro, vuestra madre también, se trajo al señor Oriol Junquera a una casa andaluza para hablar de la cuestión catalana al tiempo que compartía con un pequeño grupo de andaluces un potaje de garbanzos. Este señor dejó muy claro en el programa “Salvados” sin descalificaciones ni insultos, faltaría más, que la principal reivindicación de la independencia de Cataluña era la económica. Sin ningún rubor y poniendo cara de buena persona nos volvió a mostrar su perfil insolidario, sin que ninguno de los allí presente se lo destacara. No entiendo cómo los políticos catalanes que han mandado en España junto a los dos grandes partidos, ahora sólo quieran mandar en Cataluña. ¿Tan mal está España?

Con respecto a idioma tengo que deciros que durante los días que estuve en Barcelona no tuve nunca problema ni con la lengua ni con las personas. Todas, al menos las que conocí o, a las que pregunté en las calles, fueron muy simpáticas, amables y educadas. Pero hijos míos, tenéis que saber que hay cuestiones que movilizan a las personas muchísimo, pero que muchísimo más que cualquier reivindicación independentista, social o política: el fútbol. Y la FIFA ha advertido que si Cataluña se independiza el fútbol club Barcelona no podrá jugar la liga española. Creo que eso es motivo más que suficiente para que a muchos se les cambien radicalmente las ideas. Ni que decir tiene que tanto nosotros, como los cadistas y supongo que los ovetenses, están a favor de la independencia catalana, porque es una manera muy aséptica de que los dos equipos de fútbol suban por méritos históricos, sin pasar por el play off, a segunda división.


Como siempre un beso muy fuerte a los dos.