miércoles, 1 de abril de 2015

HARÍAMOS BIEN EN NO OLVIDAR QUE ÉTICA Y POLÍTICA VAN DE LA MANO



UN BUEN GOBERNANTE PARA BARBATE:
UNA "BUENA PERSONA"

Decía el Cesar: “Prefiero el primer puesto en un pueblo que el segundo en Roma. No por ambición, sino porque el hombre que se coloca de segundo sólo puede obedecer, comprometerse o rebelarse”.

Esta frase en boca de uno de los grandes hombres de la Historia puede llevar a equívocos, la interpretación de la misma no me corresponde a mí sino a esos sesudos historiadores o politólogos de prestigio. A mí simplemente me parece muy poco acertada, sin más.

Aun siendo un gran admirador de Cesar, sin embargo no es precisamente mi ideal de político. Como a muchos grandes hombres lo perdió la soberbia, las ansías de poder…,  en definitiva su disputa a los dioses de un sitio preponderante en el Olimpo; una historia que se ha repetido a lo largo de los tiempos y, estos que vivimos no podía permanecer al margen.

En multitud de ocasiones he expresado mi más enérgico rechazo, desde este blog y en conversaciones públicas, a las figuras paternales en política, a los "personalistas", a esos salvadores patrios que al final nos condenan a todos durante generaciones. Mi ideal de político es otro: “Es esa figura de consenso, de buena preparación intelectual y humanística, con dotes para la organización, que sepa rodearse de los mejores y no de los oportunistas de turno, en definitiva esa figura que además de parecer honrada lo sea. Una persona buena”. No necesariamente un filósofo como preconizaba Platón 

Eso es lo que quiero para Barbate, personas que luchen por sus gentes, que se dejen la piel en cada intento de negociación con las autoridades competente, algo que en muy raras ocasiones (podría contarse con los dedos de la mano) se ha hecho, sólo con echar un vistazo al panorama y ver en qué plano se mueven algunos de nuestros anteriores e ilustres dirigentes resulta de una obviedad insultante.

Para terminar que gustaría posicionarme en contra de los sempiternos gobernantes que, se perpetúan en el poder por obra y gracia de no sé qué deidad, y que niegan con su actos la vinculación de su “sagrada” actividad política con el espíritu ético que debería ser el faro que alumbre su camino.

Lo importante no es alcanzar el poder o el éxito a cualquier precio, ¡no! Y no son remilgos morales, por lo que harían bien los nuevos políticos sobre todo, el no olvidarlo.

Por último darle la bienvenida a la nueva formación política “SomosBarbate” a esta feria de las confusiones y desearle lo mejor. Por supuesto también al resto de las formaciones políticas:PSOE, PP, a la renovada IU, PA, en definitiva a todas las que concurren a estas próximas elecciones municipales (que me perdonen aquellas que no nombro, pero es que no sé de otras). 

Suerte y al toro.

Hasta luego
Paco Gil



Hay quienes por haber nacido pobre, aprendimos antes a sufrir que a gozar.