viernes, 18 de marzo de 2016

EDUCACIÓN Y NO INSTRUCCIÓN



Hace ahora dos años, Semana Santa de 2014, publiqué una foto mía en Facebook poco más o menos que abrazando la puerta del edificio que albergó a la Institución Libre de Enseñanza (I.L.E.). Hacía un pequeño comentario sobre la cantidad de sentimientos encontrados que en esos momentos me embargaban; hacía también alusión de lo inexplicable de los mismos. Fue una sensación única que, aún con la perspectiva del tiempo transcurrido, me sigue emocionando y mucho.

Hace sólo unos días, once concretamente, hacía mi última entrada en mi blog con un título que ahora me parece hasta premonitorio: DESMITIFICANDO LA HEREJÍA. En él hacía una somera reflexión de cómo sería el mundo que ahora nos toca vivir si, el ser hereje no hubiese sido un “pecado capital” para ciertas doctrinas y sí moneda de curso legal. Así lo llamaba yo concretamente. Si la herejía hubiese sido sinónimo de espíritu libre, si nos hubiesen permitido ser un pensador libre, sin más cortapisas que nuestras propias limitaciones y el respeto mutuo.

Hoy, día 18 de marzo de 2016, he asistido a una exposición, en la misma casa en la que me hice la foto, titulada: GINER. El maestro de la España moderna. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza.

El describir lo que he sentido se me hace poco más o menos que imposible, y para exponer lo que allí he visto necesitaría de muchos folios en blanco. Por tanto, como no pretendo hacer una disertación sobre la misma, nada más lejos de la realidad; me limitaré a reflejar algunos de los apuntes que sobre la marcha fui tomando in situ.

De lo que no me cabe la menor duda, visto lo visto, es que, si hubiésemos seguido por las sendas marcadas por estos libre pensadores, si nos hubiesen dejado caminar por las veredas abiertas por estos grandes hombres y mujeres, ahora no estaríamos como estamos, ni seríamos como somos. Seríamos, España y los españoles, muchísimo mejores en todos los sentidos. Sencillamente hubiese bastado con permitirnos ser un poco herejes y dueños de nuestro propio destino. Nada más.

Ahora voy a desbrozar en unas pocas frases el bosque de ideas que nos iluminaba en aquella época no tan lejana.


EDUCACIÓN Y NO INSTRUCCIÓN
INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA

·         El hombre que amaba las montañas (John Dos Passos)
·         La educación, no la mera instrucción, ha de ser siempre el fin de la enseñanza (Giner)
·         La Institución Libre de Enseñanza es completamente ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político, proclamando tan sólo el principio de la libertad e inviolabilidad de la ciencia, y de la consiguiente independencia de su indagación y exposición respecto de cualquier otra autoridad que la de la propia conciencia del Profesor, único responsable de sus doctrinas (Artículo 15 de los estatutos de la ILE).
·         El maestro es quien, rompiendo los moldes del espíritu sectario, exige del discípulo que piense y reflexione por sí, en la medida de sus fuerzas; que investigue, que arguya, que cuestione, que intente, que dude, que despliegue las alas del espíritu. (Giner)
·         No consideraba don Francisco la ciencia como un conjunto de verdades hechas que pueden enseñarse y aprenderse, sino como una función del espíritu activo. Su labor en la clase no era, pues, enseñanza, sino educación científica. Gustaba repetir a menudo el dicho de Kant: "Yo no enseño Filosofía, sino a filosofar";. No enseñaba, pues, la ciencia, sino a pensar; y no pareciéndole aún bastante el saber pensar bien, hacía más: enseñaba a vivir. (Manuel García Morente y Fernando de los Ríos)
·         Si hay una educación religiosa que deba darse en la escuela es esa de la tolerancia positiva, no escéptica e indiferente, de la simpatía hacia todos los cultos y creencias. (Giner)
·         La escuela debe ser no ya campo neutral, sino maestra universal de la paz, de mutuo respeto, más aún, de amor, y despertar doquiera este espíritu humano desde los primeros albores de la vida. (Giner)
·         El pueblo que se aisla, se estaciona y descompone. Por eso todos los países civilizados toman parte en ese movimiento de relación científica internacional. Decreto de creación de la JAE (Junta para la Ampliación de Estudios)
·         Hay una España europea. Desconozco su alcance; quizá sea incluso mayor que la compacta minoría existente en países que marchan ala cabeza de la cultura. (Julius Meier-Graefe)



Muy recomendable la exposición sobre Francisco Giner de los Ríos en la Institución Libre de Enseñanza #Madrid
Posted by Jesús Gil on Viernes, 18 de marzo de 2016