sábado, 25 de junio de 2016

PANDORA Y EL BREXIT

ERA MÁS QUE PREVISIBLE

Con fortuna desigual y, a mi forma de ver, de manera excesivamente recurrente, se ha aludido durante esta campaña electoral al mito de “Pandora”. Quienes más han recurrido a esta figura mítica han sido sin lugar a duda los partidos de corte claramente conservador y supongo que no es un hecho que a nadie ha de extrañar.  Es una figura que inmediatamente asociamos con el miedo y, ya sabemos que éste es el ecosistema natural de estos partidos políticos.

Supongo a nuestros políticos más o menos familiarizados con la filosofía conceptista que encierra este mito griego. Si no es así, y sólo lo utilizan como hipérbole literaria, mal lo llevamos, sin embargo no me importa darle el beneficio de la duda a todos los que de forma indiscriminada lo utilizan.

La penúltima alusión a Pandora se la he odio a un político, que más le valdría estar calladito, tras los resultados del referéndum  en el Reino Unido, el pasado 23 de junio. El “Brexit” ha triunfado; los británicos se salen de la Unión Europea.

No seré yo quien afirme con rotundidad si han hecho bien o mal, no, y simplemente porque soy un convencido europeísta. Sin embargo no es precisamente esta Europa la que yo quiero. Esta es la Europa de las desigualdades interesadas. En nuestra actual Europa la gran mayoría de los países miembros estamos bailando al ritmo que nos marca un solo país. Los demás somos títeres a su servicio y al del Banco Central Europeo.

Así que al margen de las consecuencias políticas y sociales que este hecho “histórico” conlleva, no nos queda otra solución de reflexionar sobre lo que no hemos hecho bien, rectificar y negociar en igualdad de condiciones.

Me consta por lo que he leído y oído que, los politólogos y economistas se están volviendo locos dando una explicación con cierta nostalgia de lo que pudo ser Europa y ya no es,  y en el riesgo que se corre de cargarse en un instante, tantos y tantos años de ilusión y trabajo. Pero bueno, de esto saben mucho los especuladores políticos, los neoliberales. Europa se ha convertido en una selva y ellos, el cruel neoliberalismo, ocupan el vértice de la pirámide depredatoria.

Pero dejando un poco al margen estas teorías, para algunas conspiranoicas, de lo que no cabe la menor duda es que los británicos nos han dado una lección de DEMOCRACIA porque: en primer lugar, entiende perfectamente, sin trauma alguno, que el pueblo es soberano, y capaz de sobrevivir a las más dispares decisiones política por mucho que se fastidie Ángela Merkel y sus acólitos. En segundo lugar, que la política es un continuo ejercicio de reinvención, y en tercer lugar, que se puede y debe dimitir, con absoluta normalidad, cuando las cosas no se hacen en beneficio de la mayoría o respetando mínimamente el código ético faro de cualquier actuación política.

Ojalá este suceso nos haga reflexionar a todos y podamos reconducir la situación, que volvamos a la normalidad, pero una normalidad que nada tiene que ver con la que estamos viviendo.

Para terminar sólo decir que si Pandora levantara la cabeza otro gallo nos cantaría.

¡SUERTE EN LAS ELECCIONES DE MAÑANA A TODOS LOS PARTIDOS!


Cuando los sentimientos de un grupo anulan los derechos de un individuo, la injusticia no anda lejos. (Lou Marinoff)


Hasta luego

Paco Gil (@PacoGilBarbate)

miércoles, 22 de junio de 2016

CONVERSACIONES: VALENTÍN FUSTER Y JOSÉ LUIS SAMPEDRO: "LA EDUCACIÓN EMOCIONAL Y EL EFECTO PLACEBO"




LA CIENCIA Y LA VIDA. SEGUNDA PARTE

CONVERSACIONES: “VALENTÍN FUSTER” Y JOSÉ LUIS SAMPEDRO


CON OLGA LUCAS

VF.- Valentín Fuster
JLSP.- José Luís Sampedro.

LA EDUCACIÓN EMOCIONAL Y EL EFECTO PLACEBO

VF.- Después de hacer una valoración del arquetipo de individuo triunfador tal y como hoy lo percibimos, cuando éste se encuentra al borde de la muerte, por ejemplo por un infarto. Estos pacientes llegan a replantearse muchísimas cosas de su vida, se preguntan cómo la han enfocado, qué han hecho, cómo han llevado la vida familiar, el trabajo, las relaciones con los amigos.

Encontrarme con este fenómeno una y otra vez me ha dado mucho que pensar y es lo que me lleva a la pregunta: ¿podríamos modificar el factor de “ego” o supervivencia emocional, que se derrumba en momentos de crisis, mediante la educación, desde la infancia? ¿Podríamos inculcar a los niños desde pequeños el concepto de utilidad social? ¿Podríamos conseguir que el individuo se plantee si puede ser más útil en la sociedad en la que vive de una manera constante y natural mucho antes de enfermar o entrar en crisis? Lo que hoy asume el adulto a través del infarto ¿podría asumirlo el niño mediante un proceso educativo?

Yo creo en lo que Teilhard de Chardin llamaba el "punto omega", es decir, que a pesar de todo lo que está pasando, el mundo tiende a una cierta perfección positivista.

JLSP.- Sí, en eso coincidimos: la educación es la vía esencial.

Toda la vida he dicho "siento, luego existo" en lugar del "pienso, luego existo" de Descartes. La emoción es la base de la motivación humana. Luego nos hacemos racionales cuando queremos utilizar esa emoción. Está claro que encandila la emoción y luego, movido por esa emoción, se racionaliza todo o demás.

En los pueblos primitivos es más fácil mover emociones, porque viven más cerca de la naturaleza. Vivir más cerca de la naturaleza es vivir más cerca del cuerpo, Y a mí, vivir cerca del cuerpo me parece importantísimo, teniendo en cuenta que al hablar del cuerpo incluyo a la mente, porque no nos damos cuenta, pero el ser humano vive en realidad en dos mundos distintos, pero simultáneos e implicados el uno en el otro. El mundo natural, que es el mundo de las cosas, y el mundo cultural que es el mundo de las palabras. Vivir cerca del cuerpo me parece que es estar más cerca de la vida, estar más cerca de lo natural y por tanto, moverse por un terreno más seguro, porque la fuerza del poder es dominar los medios, controlar imaginaciones. Yo creo que, pese a apariencias contrarias, es mucho más difícil engañar a pueblos primitivos. Se le puede engañar en cosas secundarias pero no en lo esencial.

Lo que reivindico es el respeto de unos por otros. Y en esto hemos retrocedido; la falta de respeto es una gran carencia en la convivencia actual.

Falta de respeto a las cosas, falta de respeto a la naturaleza, falta de respeto a los demás, a los pobres, incluso falta de respeto así mismo.

Ciertamente, en materia de respeto y dignidad el "progreso" es más bien un retraso. La idea de dignidad se ha perdido.

VF.- Sí, tienes mucha razón en incidir en lo de las emociones. En medicina la educación emocional es probablemente uno de los factores más importantes. Una de las causas fundamentes en la inesperada mejoría de determinados enfermos se debe al contacto humano, a la relación del médico con su paciente.

En medicina, los jóvenes de hoy reciben una formación eminentemente técnica; no hay dinero para formarlos en los valores de los que estamos hablando. Hacer medicina implica darse cuenta de la gran influencia que tiene lo anímico sobre la enfermedad.

JLSP.- Otro ejemplo que podríamos tener es el de la diferencia entre estudiar con un ordenador y estudiar con un maestro. A mí este afán por poner a los niños delante de u ordenador en vez de un maestro de carne y hueso, que les hable, que les escuche, que les motive, no me convence en absoluto.

VF.- A diferencia de lo que está sucediendo aquí, en Nueva York por ejemplo en ciertas escuelas se están retirando, se está dando marcha atrás porque recientemente se ha demostrado que el nivel intelectual y de efectividad está disminuyendo con este tipo de enseñanza.

JLSP.- Además del aprendizaje, están los juegos. Sustituir los juegos con los demás niños en el recreo por juegos de consola es una barbaridad. No sólo por la pasividad física contraproducente para la salud, sino también por las relaciones humanas. Los niños aprenden a convivir mejor con las máquinas que con los demás niños. ¿Es esa la mejor forma de educar en la tolerancia y convivencia?

El peor dolor en nuestras vidas procede de los errores que nos negamos a reconocer.
(John Verdon. Sé lo que estás pensando)
Hasta luego
Paco Gil (@PacoGilBarbate)